PIZZA DE CEBOLLA VEGANA CON MASA CASERA

LA CLAVE ESTÁ EN LA MASA DE PIZZA

Como todos saben, hay miles de recetas de pizza casera. Sin embargo, yo creo que lo que diferencia a una de otra es una buena masa base. Ahí está la clave del sabor de una buena pizza! Si bien todos hemos comprado pizzas congeladas, sabemos perfectamente que no hay como la masa de pizza casera – es mucho más fresca, sana, y tiene un sabor casero incomparable.

Anímense a preparar su propia pizza casera, la diferencia es abismal! Les prometo que no se van a arrepentir, y van a preferirlo mil veces antes que llamar a un delivery.

LA HARINA DE LA MASA DE PIZZA

La receta que comparto a continuación es la base de toda masa de pizza casera. De todas formas, los invito a mezclar harinas y jugar con los cientos de tipos de harinas que van a encontrar en el mercado. Como mi madre es celíaca, muchas veces uso harina sin gluten, ya sea de premezcla o harinas naturalmente libres de gluten como, por ejemplo, la de trigo sarraceno.

Además, pueden hacer una masa de pizza casera mil veces más sana agregando harina de salvado. Siempre recomiendo que la harina de salvado se mezcle con al menos la mitad (o idealmente, 2/3) de harina blanca. La harina blanca puede ser común, o mi preferida: la harina de espelta! La harina de espelta es mucho más proteica y el gusto es igual al de la harina 000. Les recomiendo mezclarla porque la harina de salvado pura puede tener un sabor algo amargo que va a cambiar mucho el sabor tradicional de la pizza.

INGREDIENTES

Para la masa:
  • 4 tazas y 1/4 taza de harina
  • 1 taza de agua tibia
  • 1 cubo de levadura fresca (25gr)
  • 1 cdita de azúcar
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • Sal, cantidad necesaria
Para la cobertura de cebolla:
  • 1 cebolla blanca grande
  • Aceite de oliva, cantidad necesaria
  • Orégano, cantidad necesaria

INSTRUCCIONES

  1. Para preparar la masa: colocar en un bowl la harina (puede ser de espelta, o mezclar mitad de harina integral, anímense a mezclar harinas para que sea más nutritiva que con harina común!).
  2. Hacer un hueco en el medio y poner ahí levadura junto con el azúcar y agregar el agua tibia. Es muy importante que el agua no esté fría porque sino no se va a activar la levadura, pero tampoco muy caliente porque la quemará! Agregar al costado (sin mezclar con la levadura) dos cdas de aceite y una pizca de sal.
  3. Una vez que la masa descansó, estirar con un palo de amasar – con esta receta salen dos pizzas grandes. Colocar las pizzas en una asadera previamente aceitada y cocinar a horno a 200/225 grados. El horno debe estar precalentado y es muy importante esperar a que el horno esté bien caliente para poner las pizzas! Si le ponen una base de tomate, se cocina primero 10′ con el tomate y después se le agrega el queso.
  4. Para hacer el topping de cebolla: cortar una cebolla grande por pizza en tiras o picada. Poner en un bowl cubierto con agua y colocar en el microondas durante 3 minutos. Eliminar el agua muy bien, agregarle sal y aceite de oliva (yo le agrego bastante aceite, unas 4 cucharadas llenas), y calentar en e microondas un minuto más.
  5. Antes de poner la pizza en el horno, cubrirla con un poco de aceite de oliva, la cebolla pre-cocida y orégano. También se le puede agregar queso parmesano vegano casero. Cocinar a horno precalentado como explico más arriba unos 12 minutos hasta que se dore y esté lista para comer!

Deja un comentario